El partido homenaje que se celebró ayer en Málaga para cambiar definitivamente el nombre del pabellón de Carranque por el de Jose Luis Perez Canca fue una FIESTA