Me llegaba al whastapp uno de los muchos mensajes que se rebotan de unos a otros sobre temas de salud y quisiera compartir con vosotros la siguiente reflexión: